chromeosGoogle comenzó como una empresa de búsquedas y al poco tiempo, la inquieta mente de los fundadores idearon la máquina de hacer dinero más poderosa en Internet hasta la fecha: colocar pequeños anuncios relacionados con la búsqueda y dejar que los clientes se “peleen” por quién paga más, pero no sólo poner los anuncios en los sitios propios, sino invitar a terceros a sumarse al esfuerzo, claro, con su correspondiente comisión por venta (en este caso, por click). Eso ha generado uno de los siguientes gigantes en el mundo de la informática en general y de Internet en particular, siendo líder indiscutible en el sector de búsquedas y anuncios en la red.

Ahora, ¿qué es eso del nuevo sistema operativo de Google anunciado apenas hace unos días? ¿Qué es un sistema operativo? ¿Tengo que formatear mi PC terminando de leer esto?… Vayamos por partes.

El concepto de “sistema operativo” existe para casi todo lo que tenga un microprocesador y pueda recibir instrucciones o ser “programado”. Así, tenemos operativos en computadoras, por supuesto, pero también en teléfonos inteligentes, en cajeros de banco, en los sistemas de entretenimiento digital, en las cajas decodificadoras de la televisión de paga, en fin, un gran número de operativos que, por lo general, pasan desapercibidos para el usuario. En el caso de las PC, para resumir una larga y sinuosa historia, Microsoft entendió mejor que nadie el negocio y con un poco de suerte y mucho trabajo, logró lo que ahora ostenta: participación de más del 90% del mercado.

Con el poderoso motor financiero que inyecta millones y millones de dólares a Google usando los pequeños anuncios, se dan tiempo y recursos para investigar y desarrollar otro tipo de programas. Así es de dónde surgen los mapas, el planetario, Picasa para las fotos, en fin, una gran colección de software que no tiene costo para el usuario, de donde destacan Gmail y los famosos Google Documents.

Ahora, ¿qué hace Google en el mercado de los sistemas operativos? Ahhh, pues han aprendido mucho de otras empresas y hace mucho entendieron que el que controla el operativo (Microsoft, Apple), controla buena parte del mercado y, sin duda, quieren su rebanada del pastel.

Hablando de teléfonos celulares, dónde hay más competencia, estaban “felizmente” en el mercado los operativos de Palm, Microsoft, Symbian y el de Blackberry, cada uno “propietario” y por los que hay que pagar la licencia de uso para poder usarlo. Hace un par de años, Google lanza “Android”, un “sistema operativo” sin costo, de código compartido, para la industria de la telefonía celular. La oferta es atractiva: Android es libre, no le pertenece a nadie y puede ser modificado cuantas veces gusten para adaptarse a sus necesidades.

Hoy, por lo menos en México, ya está el primer teléfono con esa opción y en los siguientes meses vienen más modelos de diferentes fabricantes. ¿Cuál es el objetivo de Google si Android no es un producto comercial?… poder poner anuncios en los teléfonos y hacer más negocio.

Ahora, ¿qué pasa con el “operativo” para computadoras anunciado hace unos días? Por el momento no pasa nada. Aparentemente fue un simple anuncio, como cualquier otro, pero no puedo dejar de pensar en el mediano y largo plazo, donde todos quieren robarle puntos de mercado (clientes) a Microsoft con su hegemónico Windows.

Pero, ¿qué Chrome no es el nombre de un navegador? También. Este es “Chrome OS” (Operating System) y, precisamente ese es el secreto de todo: el navegador puede ser la clave para dominar al mundo, pues, desde el punto de vista de Google, todo lo haremos a través de este programa ya que nuestros datos y los programas estarán en “la nube”, sin que necesitemos más que una forma de accederlos… desde una PC muy poderosa, una muy sencilla o, incluso, un celular.

“Mucho ruido y pocas nueces” podrá ser para algunos el resultado de este lanzamiento, pero no dudo que en varias oficinas de Microsoft, Apple y otras firmas de desarrollo ya estén planeando un futuro donde tendrán que competir contra un nuevo jugador que llegó, por supuesto, para quedarse con algo del mercado.