Para nadie es un secreto que Google, esa gran idea que vino a revolucionar la industria de Internet, ofrece resultados con base en ciertos criterios de “búsqueda” y su famosa fórmula “PageRank”, lo más parecido a la receta secreta del Coronel Sanders, pero en el mundo intangible de la red. Así, combinando ciertos factores de cantidad de actualizaciones y qué otras páginas apuntan hacia la original, el resultado de cierto sitio dentro de Google puede ser de los primeros o simplemente perderse en el montón.

Pero obvio Google no está solo y en un principio, Yahoo quien era considerado el rey de los portales y de las búsquedas en la red, usó la tecnología de Google para ofrecer resultados en pantalla. Eso terminó hace muchos años y desde hace un buen tiempo están en franca competencia. En forma paralela y siempre presente, Microsoft ha hecho lo propio y después de dar varias vueltas, ahora presenta Bing, su nueva versión de buscador que quiere también, por supuesto, quitarle algo de mercado a Google.

¿Por qué es tan importante el buscador? Sencillamente, la forma de encontrar contenido en la red ya no es en directorios temáticos, ahora sólo se escribe en el campo de búsqueda y se cruzan los dedos… desde el lado del usuario, por obtener lo que se quiere y desde el lado del dueño del sitio, por recibir a ese preciado visitante. Los grandes portales con decenas de “áreas” de información tienden a desaparecer y las páginas iniciales de los buscadores cada vez ocupan más el “home page” de muchos usuarios.

Aquí el líder indiscutible es Google, con un saludable 65% del mercado. Le sigue Yahoo con un 20%, Bing de Microsoft con algo así como el 9%, en unos porcentajes que cambian constantemente, quitándose puntos entre los dos últimos y casi sin tocar al primero. Ahora bien, después de todo lo vivido, sufrido y aprendido en el mundo de los buscadores en línea, ¿cuál es el mejor?

Esa pregunta tal vez nunca tenga una respuesta sencilla. Como siempre, depende para qué se esté usando y, sobre todo, depende mucho de la habilidad del que busca, si conoce los términos exactos y otros detalles como los famosos “operadores lógicos”. El resultado podrá variar considerablemente, pero, ¿qué pasaría si, por ejemplo, Google tuviera más éxito sólo por llamarse Google? ¿Cómo sería la historia si todos los “antiMicrosoft” de mundo simplemente nunca usaran Bing por “principio”?

Bueno, pues a Michael Kordahi se le ocurrió hacer la “prueba ciega” de los buscadores con muy interesantes resultados. En su sitio http://blindsearch.fejus.com/ se escribe el término a buscar y el sistema arroja en tres columnas diferentes resultados… el usuario decide cuál le gustó o le sirvió más y al darle clic, aparecen los logos de Google, Yahoo y Bing en la parte superior de cada columna… ohhh, pero esto es aleatorio. Cada búsqueda cambia el orden de las columnas. Muy ingenioso.

Después de unos dos meses de haber lanzado el sitio, Michael ofrece la estadística: 560 mil búsquedas, con estos términos más buscados: Mashable, google, bing, test, sex, michael Jackson, Linux, Microsoft, yahoo y porn. El resultado en selección del usuario: Google 41%, Bing 31% y Yahoo 28%.

¡Cómo cambian las cifras con este experimento! Y aunque es eso, sólo un experimento, un buen tema para discutir es qué tanto Google tiene su porcentaje de mercado por el nombre nada más, es decir, qué tanto interviene el famoso Page Rank o simplemente la costumbre que tiene (tenemos) la gente en general de pensar en un buscador y usar Google. Se parece a los que de repente pensamos en un refresco de cola y buscamos por costumbre una Coca Cola… la marca es muy poderosa y creo que más en un mundo totalmente intangible.

¿Qué tal dejar de usar Google por un par de semanas? ¿Cambiaría mucho la experiencia de búsqueda? No lo sé. Nunca lo he hecho, pero es buen momento para probar, ¿no? Es más, creo, sinceramente, que si Kordahi desarrolla un plugin para FireFox que muestre de forma aleatoria el resultado de las búsquedas, pero sin decirnos quién es, la experiencia para el usuario sería bastante aceptable sin fijarse tanto en la marca del buscador… ¿o ya estoy escribiendo puros disparates? Espero tus comentarios.