Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Dice la ley que a partir del 10 de abril debió iniciarse el “Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil“, por medio del cual el gobierno pretende tener un control del titular de cada una de las más de 60 millones de líneas existentes en México. Todo comenzó, tú sabes, por el asunto de las llamadas de extorsión que se realizan desde celulares, los cuales, no tienen control alguno y pueden ser usados de forma anónima a través del sistema de pre-pago.

El fondo del problema no es de índole tecnológico, por supuesto. Se trata, una vez más, de la compleja labor que el gobierno de este país no ha podido llevar a cabo: hacer cumplir la ley en el sentido más amplio de la misma. Sin embargo, como un mero paliativo a algunos funcionarios se les ocurrió que sería bueno saber quién compra un celular, es decir, ponerle nombre (para después asociarlo a una cara y perfil) a cada una de esas líneas en México, con el fin de que si es usado para fines ilícitos, sea más sencillo conocer la identidad del dueño, ojo, no de quien hizo la llamada, sino del dueño del teléfono… la primera pregunta es, ¿si no soy extorsionador y me roban el celular?… En fin, veamos los detalles.

Para todos los que no han necesitado sacar su CURP y tienen un celular, parece que ahora sí tendrán que solicitar la “Cédula Unica del Registro de Población” ya que el procedimiento (para el Gobierno) es que cada celular en uso, tenga asociada la CURP de la persona que llamada a través de ese aparato (ojo, no de quien lo compró, sino del usuario del mismo). Ahora bien, en cuanto alguna dependencia del gobierno necesite localizar al usuario de x número, como ya tiene su CURP, le solicitará la operadora telefónica los datos completos, que deberán incluir hasta la huella digital.

Así las cosas, la ley obliga a varios asuntos: uno como comprador de un teléfono celular a partir del 10 de abril, deberá registrarlo para que pueda funcionar. Me imagino que los operadores, a partir de esa fecha, solicitarán copia de la credencial del IFE, comprobante de domicilio y huella digital para poder vender el servicio. Por otro lado, para todos los que compramos o usamos el teléfono antes, tenemos un año para llevar a cabo el registro, que hasta el momento y a través de la información disponible en el portal del RENAUT, se lleva a cabo enviando un mensaje SMS con los siguientes datos: “ALTA.<NOMBRE(S)>.<PRIMER APELLIDO>.<FECHA DE NACIMIENTO(DDMMAAAA)>.SEXO(H/M)”. El servicio puede contestar alguna de estas tres opciones: 1) Datos correctos y suficientes: “Su número <DN> ha quedado registrado con CURP <CURP> desde las HH:MM del DDMMAAAA.” 2) Información correcta, pero datos insuficientes: Se requieren más datos. Envía:
CURP.NOMBRE(S).PRIMER APELLIDO. SEGUNDO APELLIDO.FECHA DE NACIMIENTO(DDMMAAAA).SEXO(H/M).ENTIDAD FEDERATIVA. Separa los datos con punto.” ó 3) Datos incorrectos: “Acuda al RENAPO o verifique sus datos. Envía: ALTA.NOMBRE(S).PRIMER APELLIDO.FECHA DE NACIMIENTO(DDMMAAAA). Separar los datos con punto.”

Hay que entender que tiene su buena dosis de análisis el asociar el CURP con un celular… vaya, es ingenioso. Aunque me imagino que se pueden inventar CURPS, finalmente el trámite con el RENAUT es muy sencillo. Lo que no menciona el sitio ni, por ejemplo, el portal de Telcel, es como se va a autenticar la información. Es decir, ¿a dónde se deberá llevar el comprobante de domicilio, copia de RFC y huella digital”. Es aquí donde las operadoras telefónicas se quedan con el paquete. ¿Cuál? El de administrar una inmensa base de datos que hasta antes de esta medida, sólo incluía el número telefónico. Ahora, deberá anexar los demás documentos solicitados para que en caso de que la autoridad competente requiera dicha información, la empresa la proporcione.

Es un alivio mediano que el propio gobierno no quiera controlar la base de datos (¿recuerdan el RENAVE?) y finalmente creo que muchos tendremos un poco de más confianza al tratar con la operadora celular.

Hasta este momento no he escuchado ni visto publicidad alguna por parte de los operadores para llevar a cabo el registro. Ya comenzó el plazo y es de sólo un año para más de 60 millones de registros. Al día deberían de estarse registrando unas 164 mil líneas… y el problema es que cualquier celular que no esté registrado, no podrá ser utilizado después de la fecha límite. ¿Las operadoras se quedarán con los brazos cruzados sin poder ofrecerle el servicio a los que no lo hagan? No lo creo.

Así las cosas, no puedo encontrar la información de qué hacer en caso de robo… me imagino que será un peregrinar por la agencia del ministerio público para levantar el acta correspondiente, pues justo será como con los automóviles: en caso de hacer mal uso de uno robado, el dueño se libera de cualquier responsabilidad. En el portal del RENAUT están las instrucciones para dar de baja el registro desde el mismo celular… ¿pero si no se tiene?

Bien por querer tener más control de los que usan un celular para delinquir. Mal por los que no lo usamos para eso y tenemos que llevar a cabo más trámites para obtener el servicio y, claro, demasiado mal el tener que ir al MP a levantar un acta en caso de robo. ¿Ya registraste el tuyo?

Desde la Red…
Comentarios