Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El pasado martes se llevó a cabo el esperado cambio de estafeta del gobierno norteamericano. El evento, histórico desde muchos puntos de vista, seguramente fue seguido por millones y millones de personas dentro y fuera de los Estados Unidos.

Las opciones tradicionales que estuvieron disponibles fueron, como es lo normal, la radio y la televisión, en el caso de que lo hubiéramos querido seguir “en vivo”. Por supuesto todos los periódicos lo destacaron en sus primeras planas al día siguiente.

Sin embargo, en esta ocasión hubo un ingrediente extra por medio del cual algunos tuvimos la oportunidad de seguir el acto: Internet. Y no hablo de instalaciones especiales ni mucho menos grandes requerimientos, casi cualquier computadora moderna con una conexión a Internet de banda ancha pudo funcionar para seguir el proceso.

Las opciones eran varias. Desde entrar a los sitios de noticias escritas (portales de periódicos o blogs) hasta los que ahora se especializan en transmitir video “en vivo” y no hablo de las típicas cadenas que todos conocemos (como ABC, CNN, etc.) sino de algunos sitios que han colocado al video como su plato principal. Otra opción dentro de la red fue el escribir mensajes cortos en servicios como Twitter o en redes sociales como FaceBook, a la par de cómo se estaban desarrollando los sucesos.

En mi caso particular, decidí “sintonizar” lo que transmitió el sitio de video UStream.TV, que ofreció cobertura con comentaristas y las cámaras de AP (Associated Press). Lo miré durante unos 20 minutos, el tiempo que duró el discurso de Obama. Pero en el inter y ya que ahora hacemos varias cosas a la vez, recibí un comunicado de Terra donde anunciaba que también a través de su portal se podría seguir el evento. Ingresé y se ve que le invirtieron para tener comentaristas y reporteros que estaban justo en el lugar, pero no sé por qué, la imagen se brincaba y tenía muchas pausas, asunto que nunca me pasó con UStream.

Después de que terminó el discurso entre a CNN donde me encontré también con video y comentaristas, la señal fue perfecta en todo momento, sin pausas ni brincos.

Todo esto fue un experimento que hice a propósito, conectado a través del tradicional servicio de Infinitum a 2Mbps, es decir, nada del otro mundo, aunque en este subdesarrollado país, digamos que tenía una de las conexiones más rápidas que una persona común y corriente puede contratar para un domicilio.

¿Cuál fue la experiencia en general? Buena, pero lo importante tal vez es que la sensación es que en cualquier momento puede haber una pausa o un brinco o simplemente se puede perder la imagen. Eso nunca pasaría en la televisión ni en el radio, vaya, me refiero que casi nunca pasa. Caso contrario con Internet. Seguir un evento en vivo de estas características todavía es un poco arriesgado si está en juego algo más que la mera información. Una cosa es ver un programa o serie de televisión a través de las páginas de las cadenas y otra muy diferente seguir un evento que es muy visual a través de la red.

Creo que todavía falta mucho tiempo, desarrollo e infraestructura para que se nos vaya “olvidando” que estamos conectados a la red y podamos verdaderamente disfrutar de lo que queramos ver, sin preocuparse por la conexión. Hoy al llegar a casa o a la oficina, no pensamos si va a haber corriente eléctrica, simplemente lo damos por hecho. Igual con el teléfono, cada vez que lo levantamos no tenemos la incertidumbre de si habrá línea o no. Con Internet no se puede decir lo mismo, pues son tantos los factores y es tan joven como medio de comunicación que estamos en los albores de su incipiente desarrollo.

¿Cuánta gente habrá visto la transición exclusivamente por Internet? Ese dato seguro luego lo conoceremos de los norteamericanos y tal vez sea un termómetro para ver como vamos. En México, mientras no exista una mayor oferta para contar con el ancho de banda necesario a un precio razonable, seguiremos rezagados contra los demás países, del primer o del tercer mundo.

Desde la Red…
Comentarios