Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Sí para algunos y desde que Microsoft anunció la disponibilidad de la versión preliminar (llamadas genéricamente “beta”) de su producto estrella, parece que la buena suerte le ha acompañado hasta el momento.

Primero, la propuesta de que sólo estaría disponible para los primeros dos y medio millones de interesados se quedó corta y en pocos días la firma aumentó la capacidad de sus servidores para satisfacer la demanda por el nuevo software. Así las cosas, muchos de los reportes que se pueden leer en páginas y blogs comentan “lo bueno” que está el beta. Básicamente todos refieren a la rapidez en la instalación y a que simplemente funciona.

Un servidor tuvo acceso al beta justo el día que lo anunciaron y lo instalé unos cuantos días después. Usé para eso una laptop de HP muy reciente (EliteBook 2530p) y con buen procesador. La instalación, en efecto, fue muy sencilla y sin contratiempos. Por ser un software beta o de prueba, a la pregunta del número de activación simplemente se le da “siguiente” y listo, no lo necesita. Esta beta funcionará hasta agosto de este año y seguro un poco antes de esa fecha, comenzarán los pantallazos diciendo “este software va a caducar, cámbielo”.

En general, Windows 7 se parece mucho a Vista. La diferencia es que se siente más “confiable”, pero esa definición es todavía subjetiva, pues se necesitan horas y semanas de uso para poder ir conociéndolo más. Lo que haré dentro de poco tiempo es instalarlo en mi máquina principal, para usarlo todos los días y, sobre todo, con el software y accesorios que utilizo. Por ejemplo, recuerdo cuando salió Vista fue un dolor de cabeza poner a funcionar una tarjeta de conexión a Internet BAM de Iusacell, ya que el fabricante del hardware (Novatel) simplemente no tenía el software disponible… hubo que esperar meses para que funcionara. La idea de lanzar el beta desde ahora es, imagino, que todos los interesados prueben todo lo que se les ocurra y poco a poco el producto final esté más pulido, con menos fallas, sobre todo a la hora de conectar periféricos exóticos o poco conocidos.

Así es que es muy probable que este año tengamos un nuevo Windows, pero no cualquier Windows. Se trata de un producto que debe ser estable, ya que la empresa necesita urgentemente que todos nos olvidemos de Vista (y de paso del viejo pero confiable XP). Sin duda, todo el asunto alrededor de Vista no dio los resultados planeados originalmente y las quejas siguen hasta estos días. El haber tenido que continuar ofreciendo y vendiendo XP es parte del resultado de esta serie de problemas.

Hoy Windows 7 ya tiene lo que Vista nunca tuvo: aceptación general y a la primera. Algunos comentarios extremadamente positivos y otros moderados, pero no he leído, hasta el momento, nada que diga algo así como “apesta”. No podría escribir lo mismo de Vista… desde que aparecieron las primeras versiones beta hubo muchas, pero muchas quejas en todos los sentidos. ¿Qué hizo mal Microsoft? Creo que es complicado de responder, igual ni ellos lo tienen muy presente (vaya, me refiero a que tal vez no exista una lista de puntos en los que no tomaron las mejores decisiones) pero es un hecho que la simple palabra “Vista” no trae buenos recuerdos en general.

¿Qué sigue? Usarlo. Sin duda, la oportunidad de descargar el beta ya tan terminado y pulido es interesante para los que puedan aprovecharla. Ya me llegaron algunos correos preguntando si es conveniente comprar en estos meses una máquina o esperar a que salga Windows 7. No hay respuesta concreta pues no hay fecha de lanzamiento oficial. Se rumora que “este año”, pero todo puede pasar y apenas estamos en enero. Así es que la suerte está en el aire y todo parece indicar que el 7 será positivo para la empresa dominante en el mercado de los sistemas operativos.

Desde la Red…
Comentarios