Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La economía norteamericana y global no está en sus mejores momentos. Durante la semana pasada estuve en el CES (Consumer Electronics Show) y todos los días los noticieros continuaban anunciando más pérdida de empleos, problemas económicos generales y, por supuesto, que el 2009 va a ser un año complicado.

Y se nota. En la ciudad donde se gasta el dinero -por no decir desperdicia- en el juego y otros asuntos, no se vio tanta gente como en otros años. En sí la exposición estaba llena, pero lo demás no tanto (se puede medir en el tráfico sobre la famosa calle, en los centros comerciales, etc.). ¿Qué está pasando con la industria de la electrónica de consumo? Nada de qué alarmarse. Lo que está pasando es que estamos viviendo los albores de una crisis que, a ciencia cierta, nadie sabe cuándo va a terminar.

Pero como la tecnología no la detiene nadie, a continuación lo bueno, lo malo y lo peor del CES.

Lo bueno. Que me hayan invitado una vez más, digo, es un privilegio asistir a esta expo como invitado de los organizadores, no de alguna empresa expositora. Por otro lado, Palm, la firma que inventó el negocio de las agendas digitales y luego los smartphones, parece que está de regreso. Su nuevo teléfono Pre y, sobre todo, el sistema operativo webOS pareciera que le van a dar la oportunidad de renacer. Todo está por verse, pues ya no están solos en el mercado, que de hecho, cada vez se pone más complicado para competir. Cuando Palm sucumbió y comenzó a trabajar con Windows Mobile supe que era el fin de una época. Hoy parece que toma nuevos bríos, a ver cómo le va. Por otro lado, excelente organización del evento en general.

Lo malo. La conferencia inaugural de Steve Ballmer dejó mucho que desear. Fue la primera vez que tomó el lugar de Bill Gates, el salón estaba abarrotado y había mucha expectativa… pero no pasó nada. Se limitó a saludar, decir lo que presentarían sus colegas y al final regresó para dar las gracias. Sólo hay un Gates, lo sabemos, pero por lo menos hubiera considerado Ballmer hacer algo más… dentro de este punto malo lo bueno es que ya lanzaron oficialmente Windows 7 en su versión beta. A Microsoft le urge que nos olvidemos todos ya de Vista y parece que lo están logrando. Ya tengo la mía y en cuanto regrese a México comenzaré a usarlo.

Lo peor. No encontré compañías mexicanas exponiendo en el CES. Generalmente hay dos o tres, pero en esta ocasión no me tocó visitarlas… Por otro lado, tache a las agencias de relaciones públicas de firmas internacionales con presencia en México que les urge que visites su stand… así de la nada. Claro, la típica llamada de “oye, sólo para ver si puedes ir al stand” no viene al caso. De repente hacen esas invitaciones como si fueran a presentar algún producto revolucionario. Nada de eso, más bien creo que todo mundo quiere llevar agua a su molino y algunas agencias de relaciones públicas deben estar pasando aceite o no saben bien como hacer su trabajo.

El que más gastó: Sony, sin duda. Echaron la casa por la ventana y estaban anunciados en todos lados. Los que siguen igual: todos los fabricantes de pantallas que tienen “la mejor tecnología” ya deben ir buscando algo más que transmitir. Ya no emociona ver un producto de muchas pulgadas, extra delgado, contraste cien millones a uno, o “la mejor definición”… ¿qué tal algo verdaderamente revolucionario? Esperaremos con paciencia.

Aquí puedes ver algo de la cobertura que hice del CES para unocero.com. Principalmente me dediqué a recorrer los pasillos dónde están esas empresas pequeñas que no tienen presencia en México -y mucho menos agencia de relaciones públicas- y logré encontrar algunas cosas interesantes. Gracias de nuevo a la CEA y a su representante en México por la invitación. Como dije, es un privilegio.

Desde la Red…
Comentarios