Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

¿Se acuerdan de este post, en donde les contaba sobre la compra de un nuevo celular?, pues bien, ese celular se me perdió hace unos días. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? No lo sé. Sólo sé que cuando marqué el número (de otro celular) en espera de escucharlo en alguna parte de mi bolsa, entró el buzón.
Todos sabemos que cuando entra el buzón y tu celular no está contigo…está en manos de alguien más.
No hice un berrinche, pero si pensé que el suceso no era grato. Al llegar a mi casa, reporté el “extravío” a Telcel.
Al día siguiente, tuve que volver a llamar y lanzarme a un Centro de Atención a Clientes. No fue hasta ese momento que me di cuenta de cómo dependía del celular. Hace dos años que no actualizo la agenda en la compu, mucho menos me aprendo los números. Así que… ¡estaba sola!. ¡Necesitaba un celular! (para comunicarme, para mandar mensajes de texto, para Twittear por la red, para la chamba, ¡para todo!).

Por supuesto, no pensaba gastar más de 350 pesos (¡JA!). Sí, ríanse. Yo también me reí cuando me mostraron el Motorola W175 ($349 pesos por 500 contactos, altavoz y mensajes de texto) ó por 699 pesos, podía llevarme el Motorola W218, con 500 contactos, mensajes de texto, altavoz, cámara fotográfica y radio. Las opciones que más o menos me convencían costaban de 1,300 pesos para arriba.
No me iba a gastar tanto dinero 1) porque no era un premio, perdí el celular y 2) porque mi cambio de celular es en abril. Así que había otra opción: el Samsung SGH-E215. Por 700 pesos (pues los otros 300 me los descontaron de mi círculo azul) podía tener un teléfono accesible y decente. ¿Irónico no? Acabo de descubrir que mi nuevo celular, es de la misma marca del televisor que se descompuso a los 15 días de haberse comprado.
Llevo un dos días con él y me está agradando. Lo único que me preocupa es que —al menos para mí— cada vez es más difícil escoger un teléfono que me guste. Por diseño, costo y funciones técnicas. Por ahora, con mi celular de plastiquito rojo, ya me puedo comunicar con el mundo.

PD: CDT, aparte de cuidar su celular les recomiendo revisen sus engomados de verificación, pues el mío me lo robaron en algún valet parking o estacionamiento. Así que ahora cuando les digan “¿algo de valor?” respondan: “sí, mi coche, las cuatro llantas, los tapones, las herramientas, los papeles ah! y mis engomados” (se ahorrarán ir al ministerio público, ir a la “seccion ambiental” y no circular dos días).

Desde la Red…
Comentarios