De acuerdo a dos investigadores suizos, los teclados alámbricos, encontrados en la mayoría de las PCs emiten ondas electromagnéticas y pueden ser leídos remotamente. Los investigadores Martin Vuagnoux y Sylvain Pasini, del Laboratorio suizo de Seguridad y Criptografía en LASEC/EPFL, fueron capaces de reproducir las teclas presionadas en un teclado alámbrico a una distancia de unos 20 metros, incluso a través de las paredes, simplemente leyendo las emanaciones electromagnéticas del periférico en cuestión. El experimento se enfocó a teclados conectados a computadoras en modelos PS/2 o vía conexiones USB.

En dos videos (http://lasecwww.epfl.ch/keyboard/) Vuagnoux demuestra los ataques. En el primero de estos, muestra cómo el teclado fue monitoreado en el ataque. Los investigadores removieron el gabinete y el monitor y en su lugar se puso una laptop con batería, para reducir la fuente de contaminación electromagnética. Entonces Vuagnoux escribió “Trust no one” (no confíes en nadie) en el teclado alámbrico. Un minuto después el programa leyó las emanaciones electromagnéticas del teclado y escribió la cadena “trust no one” en el sistema de prueba.

En el segundo video, una computadora laptop conectada a la batería con un teclado alámbrico conectado vía PS/2 se colocó en un segundo cuarto algunos metros lejos del receptor de la señal electromagnética que quiere captarse. Además había una pared de por medio. En el cuarto original se pone el sistema de prueba y una antena de alta ganancia, la cual fue capaz de recuperar la palabra clave (“password“) cuando se escribió en el teclado alámbrico.

Ambos autores concluyeron que “la vulnerabilidad dee estos dispositivos podrían ser usada contra -por ejemplo- los cajeros automáticos“. Por lo que sugieren que teclados alámbricos no sean usados para transmitir información sensible.