Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Desde que salieron al mercado he comprado unos tres, me han regalado dos y he destruido frente a la cámara uno que ya no funcionaba. Mi relacion con los reproductores iPod es por momentos muy pasional y de repente fria como el hielo.

Desde que comenzaron a aparecer los celulares con “música” siempre pensé que eran para los chavos que  quieren tener los 5 hits artificiales del momento y ya. Luego, en alguna ocasión la música grabada en un celular me sirvió para “amenizar” una reunión. De cualquier forma siempre sostuve que cada aparato por separado era, por supuesto, una mejor opción si queríamos la máxima calidad y cantidad de opciones.

Con el paso de los anos las cosas tal vez han cambiado un poco. La “experiencia” completa del iPod de Apple ya la superé, pues como hasta la fecha es imposible comprar una simple cancion para los mexicanos, pierde el encanto y gana el conseguir canciones por otro lado. Es fantástico como la empresa domina el mercado con la combinación de software, hardware y venta de contenidos. Pero para Mexico el circulo no puede cerrarse, asi es que, como dicen por ahí “a otra cosa, mariposa”.

Y precisamente despues de los ultimos viajes que he hecho cargando el celular y un iPod nano, decidí que era tiempo de darle oportunidad a algo mas. ¿Qué que?

Research In Motion, los fabricantes de Blackberry me proporciono un nuevo Bold, que hasta la fecha sigo usando con buenos resultados. Tiene una ranura para tarjeta de memoria MicroSD y en este ultimo viaje compre la mas grande que encontré: 8GB. “Está bien, es el doble que el iPod nano de 4GB que tengo” así es que procedí a llenarla de canciones que tengo en mi PC. Por cierto, estoy comenzando de cero mi colección digital, ripeando todos mis discos. Como dicen, calidad antes que cantidad.

Asi las cosas, dos cambios importantes en mi vida digital: adiós a cualquier manifestacion de iPod (vi el nuevo modelo y francamente ni lo tome del mostrador) y estaré probando lo que es usar, en este caso un Bold para música, fotografías y escribir este articulo en el teléfono mientras regreso a Mexico en el apretado asiento 9A de conocida linea aérea. El teclado de los celulares no es precisamente lo mas confortable para esta labor, pero una vez mas, tampoco fueron inventados para escuchar música en MP3 ni mucho menos para tomar fotos. Pero hoy hacen todo eso y mas.

Me quedan algunas dudas, ¿qué hago con el iPod? ¿Aguantaré el ritmo del “todo en uno digital”? ¿Uso otro modelo o marca de teléfono? Espero tus comentarios y lo compacto de este Desde el Teclado se debe, en parte, al diminuto teclado… no fue hecho para escribir mucho, ya siento la tensión en dedos y manos.

Desde la Red…
Comentarios