Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Cada transacción bancaria, cada compra con tarjeta de crédito y cada actividad que realizamos “en línea”, necesariamente debe ser registrada y guardada durante mucho tiempo. Las cámaras de vigilancia que registran los videos de centros comerciales y cualquier otro lugar público, almacenan la información también por un tiempo indefinido. El concepto de “cloud computing” que básicamente se refiere a que cada quien tenga un “pedazo” de Internet disponible desde cualquier punto de acceso involucra una gran cantidad de datos almacenados. Y hablar de “gran” cantidad es verdaderamente eso, miles y miles de “terabytes” almacenados de forma digital en algún lugar…

Esos lugares normalmente son los “centros de datos” de las empresas. Si hablamos de una línea aérea, por ejemplo, tienen concentrados todos los datos de sus vuelos, reservaciones y demás información disponible para consulta. Un banco, no se diga, en su “data center” corre la columna vertebral de la operación, donde la información de todos los clientes se encuentra almacenada. Lo mismo podríamos comentar sobre empresas aseguradoras, hospitales y ya no digamos el gobierno, que tiene que guardar muchos datos de cada uno de los habitantes (o por lo menos los contribuyentes) del país.

Para todo esto se necesitan, básicamente, discos duros. Claro que no el típico disco que está en una computadora de escritorio, sino dispositivos masivos y confiables para una gran cantidad de datos. Precisamente, la semana pasada tuve la oportunidad de asistir a una conferencia organizada por IBM, la empresa que, literalmente, inventó el concepto de guardar datos en forma magnética hace más de 50 años. Durante el evento, que se llevó a cabo al sur de Francia en Montpellier -donde la firma tiene un laboratorio de investigación en la materia- los principales funcionarios de esta división de negocio anunciaron diversos productos y servicios que, en general, ofrecen la posibilidad de almacenar “muchos” datos a largo plazo.

En esta materia nadie puede definir exactamente qué es largo plazo… 20, 50 ó 100 años pueden ser largo plazo, ya que, por ejemplo, la información que era almacenada en las primeras PC hoy difícilmente se encuentra ya disponible en un disco duro para su consulta. Las empresas en general, pierden toda información que no haya sido debidamente resguardada y transferida a los nuevos formatos digitales.

El asunto de conservar millones y millones de datos a largo plazo es un buen negocio, sin duda. Los “data centers” deben estar habilitados para continuar almacenando toda esta información pero la solución informática debe ir acompañada del software que permita administrar y manipular dichos datos. Imagine por el momento una biblioteca que pueda duplicar o triplicar su tamaño y que no sufra por los índices o por poder localizar rápidamente un título en particular, además de tener la seguridad que en los años venideros todo estará disponible en el mismo lugar. Eso, básicamente, es lo que vende IBM hace muchos años y que ahora viene a completar con nuevos productos y servicios. Sólo para darse cuenta de la importancia del almacenamiento de datos, cada vez que pide un saldo en el banco o que paga impuestos, un complejo sistema de “data storage” se encuentra trabajando tras bambalinas para que la información llegue en el momento preciso y permanezca ahí durante el tiempo necesario, tal vez muchos años.

Andrew Monshaw, director de la división de almacenamiento de IBM comentó que “las necesidades de almacenamiento personal van a multiplicarse por un factor de 16 para el año 2020”. Eso, es mucha información desde cualquier punto de vista.

Desde la Red…
Comentarios