Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Desde hace varios meses corría el rumor de la inminente llegada de la primer sucursal de la cadena BestBuy en el país. Después de batallar un poco, por fin conseguí hacer contacto con los funcionarios de la firma en México y para mi sorpresa, ya suman algo así como 150, eso sin todavía abrir su primera sucursal que estará dentro del centro comercial Mundo E al norte de la Ciudad de México.

Las siguientes aperturas serán tanto en el Distrito Federal como en otros estados, pero claramente no habrá -por el momento- BestBuy México en ciudades fronterizas del norte y otras cercanas a Estados Unidos. La razón es sencilla: los que viven ahí cruzan la frontera para adquirir sus productos directamente en el territorio norteamericano. Como me comentaba Eduardo García, director general en México,  “ahí mi competencia es BestBuy pero de Estados Unidos, tenemos que convencer a los clientes para que compren de este lado”.

La historia de la firma es muy interesante y figura entre la lista de las 100 más grandes de Fortune. Es considerado el minorista más grande en USA y Canadá con cerca de 21% de participación de mercado a través de 1,150 tiendas en esos países además de Puerto Rico, China y Turquía. En junio del año pasado, la empresa anunció que crecería un 40% y esto incluye la apertura de otras 1,800 tiendas alrededor del mundo, incluyendo 1,400 en USA y, claro, la primera en México.

Por el momento hay más dudas que respuestas sobre la operación en el país. Claramente no hay competencia de la misma magnitud y ahora muchos mexicanos compramos computadoras y electrónicos en los clubes de precios, tiendas departamentales y tiendas de artículos de oficina, eso sin contar el alto porcentaje de personas que simplemente compran su “caja blanca” con el distribuidor o conocido de confianza. La idea de una “super tienda” dedicada a la electrónica, música, películas, celulares y accesorios (por mencionar las principales líneas) parece simple: ofrecer todo dentro de un mismo techo. Sin embargo, el factor más importante y donde siempre nos “duele” es el precio.

Se puede percibir que el precio no será necesariamente el primer atractivo de BestBuy en México, ya que estarán orientando sus esfuerzos a ofrecer un verdadero servicio. “Los vendedores no ganan comisión, es lo mismo para ellos vender un producto de 100 pesos o uno de 100 mil” me comentó García en la entrevista. Y eso es bueno, el asunto es que será una labor titánica hacer entender al comprador mexicano que el servicio cuesta y no viene todo incluido dentro de “la caja”. ¿A qué me refiero con esto? Veo, simplemente, dos tipos de compradores potenciales en BestBuy: primero los que más o menos dominamos el tema,  acudiremos a la tienda por el inventario (que me dicen será igual o mayor a cualquier tienda “grande” de USA) y sabemos lo que queremos. Después, en su mayoría, estarán los consumidores que tendrán que confiar en lo que les recomiende el vendedor, asumiendo que entienden que no están ahí por la comisión de “x” marca. Comunicar y transmitir eso será una de las primeras labores que tendrá que desarrollar la empresa en el país. Lo “sencillo” será inaugurar la primera tienda. Lo “difícil” será hacer que los clientes entiendan que estarán recibiendo un servicio y precio adecuado. Lo que se buscará, me imagino, es algo que no cuesta dinero, pero sí un montón de trabajo: la recomendación de boca en boca.

Desde la Red…
Comentarios