vistanuevo.jpgDesarrollar un producto para millones y millones de clientes en cientos de países no debe ser tarea sencilla. El sistema operativo con más éxito en el mundo es Windows, que fue presentado hace ya 23 años por Microsoft, toda una vida en términos de desarrollo tecnológico. Al principio nadie le hizo realmente caso y con el paso del tiempo continuaron saliendo más versiones, hasta llegar al Windows 95 en 1995. Es ahí cuando verdaderamente el mundo comienza a usar lo que ahora genéricamente se conoce como “ambientes gráficos” y, claro, la computación personal comienza a inundar todas las actividades.

De la mano con el acceso gráfico a Internet, Windows 95 es la antesala para la versión 98, lanzado en 1998. Posteriormente vendrían algunas versiones “intermedias”, entre ellas el 98 Second Edition y el Millenium Edition, siendo este último considerado como una mala experiencia en general. Parece que Microsoft decidió sacarlo mientras terminaba de desarrollar el XP, en el 2001. Antes de este, el Windows 2000 vio la luz y estuvo enfocado principalmente a funcionar en lo que se conoce como servidores.

Después vendría Windows Vista en enero de 2007, casi cinco años después del lanzamiento de XP y parece que los resultados han sido mixtos. Hay quienes aseguran que es lo peor que les ha pasado en sus vidas cibernéticas y, curiosamente, hay quien dice que el sistema funciona de maravilla, sin problema alguno. Siempre tendremos estas situaciones hablando de versiones de productos, pues todo depende del tipo de usuario y la situación particular.

Para nadie es secreto el trabajo que le ha costado a Microsoft posicionar a Vista dentro del gusto de los consumidores y, sobre todo, de las empresas. Poco a poco va siendo adoptado, pero todavía existen millones de computadoras que siguen trabajando con el más confiable Windows XP y no tienen interés en cambiar o mejorar a Vista. ¿Por qué? El costo es importante, pero tal vez no encuentran justificaciones válidas para hacerlo. Comentarios como “mejor me quedo con XP” son comunes.

Y como todo en la vida sigue un proceso de desarrollo, Microsoft ya hizo público el desarrollo de lo que vendrá a sustituir a Vista, que por el momento se llama Windows 7 y se espera para enero del 2010, muy poco tiempo para el trabajo que tienen que desarrollar. Ahora bien, ¿por qué es tan importante todo esto? Existen varias situaciones. La primera es que el líder de participación de mercado siempre está en el ojo del huracán. Haga lo que haga, recibirá comentarios positivos y negativos. Por otro lado, se está pensando en hacer un nuevo producto partiendo desde cero y esto hace que se tenga total libertad para proponer ideas, pero la pesada carga de la compatibilidad hace que muchas de éstas se queden sólo como buenos deseos.

Por otro lado, el asunto fundamental de la seguridad siempre será un problema. No hay software perfecto y su éxito comercial y de mercado acarrea problemas de este tipo. Los que quieren robar datos y penetrar en sistemas ajenos, tienen como objetivo la mayor base instalada, de ahí que se produzca esta situación. Yo siempre he dicho que un terrorista, por ejemplo, busca hacer el mayor daño posible, ¿estallaría una bomba en el desierto? Ciertamente no y eso es más o menos lo que sucede con Vista y lo que aprovechan sus competidores para decir “mi operativo es el más seguro del mundo”.

Ahora Microsoft está usando un blog para recibir comentarios y sugerencias sobre Windows 7. Es buena idea, pero el desarrollo de este tipo de productos no puede ser sólo de acuerdo a lo que quieren los usuarios, pues son millones regados por todo el mundo. No creo que sea realmente lo que buscan, más bien, es una buena forma de recibir por escrito las frustraciones que han causado otras versiones a ciertos usuarios.

Falta mucho y falta poco. Cada año se complican más las cosas pues hay millones de nuevas PC corriendo el mismo producto. Estaremos atentos a lo que viene y ojalá que Microsoft nos sorprenda de nuevo como cuando lanzó Windows 95.