playa.jpgLa organización que se encarga de proteger los derechos de autor de las empresas de software, conocida como BSA o Business Software Alliance, acaba de lanzar un nuevo portal donde se pueden hacer denuncias anónimas sobre el uso ilegal de programas de cómputo.

Con socios como Adobe, Apple, Autodesk, Borland, Corel, McAfee, Microsoft, Quark, y Symantec digamos que se encuentra bien representada. La idea es simple: si conoces algún lugar, empresa o negocio donde se usen de forma ilegal licencias de software, denúncialo de forma anónima para que los interesados procedan en forma legal.

Medio completé el cuestionario para ver qué tanto preguntan y en realidad sí son muchos datos. Desde el nombre del dueño o director general hasta las versiones específicas de los programas que venden las empresas que forman la BSA. Las respuestas al cuestionario están diseñadas para que las conteste alguien del área de sistemas, pues algunas son muy específicas.

Ahora bien, no sé quien hará estas denuncias, ya que debe conocer muchos detalles de la instalación. Se me ocurre que los empleados despedidos son una buena fuente de información en estos casos. No creo que un empleado en activo se le ocurra hacer la denuncia, por más que sea anónima. Si llegan a revisar las autoridades, lo primero que hay es un descontrol y “el de sistemas” seguro será el primer señalado, aunque no necesariamente sea el responsable.

Acciones como esta obedecen a una realidad incuestionable: se usa mucho software pirata. Según un reciente estudio de la empresa IDC junto con la BSA, el índice de piratería en 2007, aunque bajó, sigue siendo de un 61% y quien sabe si también considere a todos los usuarios caseros que posiblemente ayuden a incrementar la cifra. Así es que la moneda está en el aire. Si tiene interés en hacer la denuncia, existen los caminos anónimos para proceder en www.bastadepirateria.com.

Otra opción es borrar todo el software pirata que tiene instalado, comprar las licencias de lo que realmente usa todos los días para el negocio y ser conciente de que está utilizando el trabajo de terceros para el beneficio económico de la empresa. Es lo justo para todos.

Si el costo de las licencias es el principal pretexto, existen muchas opciones diferentes para hacer el mismo trabajo. Una página llamada Open Source Alternative (www.osalt.com) ofrece una completa referencia para descargar software alternativo sin costo. No se puede esperar que haga exactamente lo mismo que su contraparte comercial, pero por lo menos tendrá la seguridad de que no está infringiendo la ley. Piratear es un delito, nos guste o no. No nos hagamos de la vista gorda.