xobni.gifEl principio básico de las redes sociales en Internet (MySpace, Facebook, etc.) consiste en la interrelación que existe entre sus miembros. Claro, tienen muchas opciones y ofrecen una gran cantidad de posibilidades, pero el común denominador es que, una vez suscrito un nuevo cliente, perdón, usuario, el sistema se encarga de relacionar a los unos con los otros.El fenómeno es tan grande, que los sitios que han presentado mayor crecimiento y, sobre todo, atención de los usuarios, se refieren precisamente a algún tipo de red social. Una vez registrado, ya dependerá del usuario qué tanto se involucra y completa los requisitos para quedar debidamente “enredado”. El acceso constante y la actualización regular de sus actividades, le permitirá irse relacionando más y más con otros usuarios. Descubrirá, en poco tiempo, amistades perdidas y tendrá la oportunidad de conocer nuevas personas. Este es un rapidísimo resumen de lo que se tratan las redes sociales.

Aunque no están enfocadas a un tipo de usuario, son más populares entre los adolescentes, por dos razones principales: el tiempo necesario para mantener actualizado y al día el perfil, y, bueno, en esa época de la vida, quiero pensar, es cuando más amigos/amigas/lo que se ofrezca se generan.

Entendiendo el fenómeno de la interrelación de los datos, una pequeña empresa ubicada en San Francisco, California, se encuentra muy ocupada creando un nuevo tipo de software. Casi todos los usuarios de Internet tienen una cuenta de correo. Y al revés que con las redes sociales, el uso de esta herramienta de comunicación se acentúa conforme va pasando el tiempo. Dependiendo de la actividad del usuario, digamos que el correo puede convertirse en una poderosa herramienta de trabajo, donde se concentran todo tipo de datos, sin quererlo o no. ¿Por qué? Cada correo tiene elementos como remitente, destinatario, fecha y hora de envío o recepción, asunto y lo que se conoce como el cuerpo del mensaje.

La empresa entendió que estos datos, en esencia, ofrecen lo mismo que una red social. ¿Cómo? Haciendo una serie de comparaciones y relaciones entre los destinatarios de su cuenta de correo, el software es capaz de revelar cuestiones sorprendentes. ¿Por qué? Insisto, mientras más se usa el correo para la actividad profesional, más datos -queriendo o no- se van almacenando en la famosa “Bandeja de entrada” o “Inbox”.

Y partiendo de ese nombre, se ha creado el software Xobni, que sirve, por el momento, sólo para Microsoft Outlook. Una vez instalado, en la parte derecha de la pantalla comienza la magia. La primera vez que corre, hace un barrido de todos los correos almacenados en la computadora. Pone en listas los destinatarios, fechas y asuntos de los correos, además de los posibles archivos pegados de cada mensaje. Así, con sólo seleccionar un correo, Xobni muestra de inmediato el ranking del destinatario, los mensajes enviados, las personas que han estado “copiadas” en dichos mensajes y las acciones que se han tomado con los mismos.

Otros datos que ofrece Xobni son interesantes. Una pequeña ventana muestra un listado de los contactos que no se les ha escrito en 1, 2 ó 3 meses. Al dar clic en cualquiera de esos nombres, de inmediato aparece el equivalente a la red social, con las personas relacionadas, los correos enviados y recibidos, archivos pegados y otros detalles. Al dar clic en un correo, aparece la información relacionada sólo con ese mensaje.

El buscador de Xobni, a diferencia del de Outlook, muestra resultados al instante, no sólo en los mensajes, sino también en la lista de contactos. Basta escribir unas cuantas letras para de inmediato tener resultados en pantalla. En ese momento, en el listado de mensajes hacia la persona encontrada, se puede especificar el nivel de detalle que se quiere observar.

Xobni está en beta. Pero en beta real. De repente deja de funcionar o no termina la petición que se le solicitó. No hay fecha para su lanzamiento al mercado y cualquier persona puede solicitar una copia. Ya dependerá de la suerte y otros factores si se le envía el software para evaluación. El futuro de este tipo de programas depende mucho de la integración con cualquier sistema de correo. Por el momento sólo funciona en Outlook, pero si desea entrar a las grandes ligas, deberá existir algo así como la versión Web que funcione con cualquier otro sistema.

Interesante desde muchos puntos de vista. Veremos si es sólo una moda pasajera o realmente este tipo de programas llegaron para quedarse. Por lo pronto ya lo estoy usando y me he enterado que tengo una buena lista de contactos que tiene más de un mes que no les escribo. Ahora no hay pretexto para no hacerlo.