VEl año pasado estuvo lleno de cambios, retos y logros a nivel personal. Esta columna, que se publica en el suplemento Tecnología del periódico El Economista, también le llega a un creciente número de lectores por correo electrónico. A la fecha, son más de trece mil, quienes se han suscrito de forma voluntaria, uno por uno. Mi agradecimiento por su recurrente lectura y, por supuesto, por todos los comentarios que recibo constantemente. Bien, ahora es momento de platicar sobre los temas que, seguro, serán del interés de todos durante este 2008. Son varios, así es que, mejor comienzo.

1. Laptops. Uno de los cambios que veremos es la introducción masiva y a precios competitivos de un nuevo tipo de “disco duro” que se conoce como “de estado sólido”. ¿Cuál es la diferencia? Que no tiene partes móviles, consume mucho menos energía y es infinitamente más rápido que cualquiera tradicional. Con esto, igual y veremos la siguiente generación de ulta portátiles, más delgadas y con acceso instantáneo a los datos, al sistema operativo, en fin, a todo. El cambio será gradual y presiento que llevará todavía muchos años el que dejemos de usar los discos estándar, sobre todo por precio y capacidad.

2. Formatos de alta definición: ya sabe, la guerra entre los dos supuestos estándares BluRay y HD-DVD continuará sin tener un claro ganador, es más, creo que nunca habrá un verdadero “rey de la alta definición”. Uno de los factores determinantes para esto es el precio de los reproductores, que hoy rondan en los 10 mil pesos, además de la poca oferta -todavía- de títulos. Con el rápido desarrollo de la televisión por Internet, es posible que en poco tiempo tengamos acceso a contenidos en alta definición sin preocuparnos por algún formato, todo llegará por el mismo cable y sin complicaciones.

3. Portabilidad. Todavía sin fechas totalmente definidas y sujetas a muchos cambios, espero que en el 2008 exista la portabilidad numérica, deseada por unos cuantos usuarios, como un servidor, que queremos cambiar de proveedor de telefonía celular para probar otras opciones, pero no queremos perder el número telefónico asignado hace años. En un mercado tan complejo como en mexicano, donde hay un proveedor muy grande y otros cuantos más pequeños, al momento de darse esta opción lo lógico es que el grande pierda usuarios, pero la realidad es que a nivel mundial no se han presentado migraciones masivas de uno a otro. El asunto es tener la opción por si se requiere.

4. Tripe play. El recibir a través de un mismo cable la conexión a Internet, el servicio de telefonía residencial y la programación de televisión es lo que se conoce genéricamente como tripe play. Ya comenzaron algunos proveedores de televisión por cable a hacerlo, pero, la vedad, yo no le veo mucho futuro a este tipo de opciones, a menos de que se pueda, otra vez, portar el número y las tarifas sean sustancialmente más bajas que las actuales. Una vez más, en el 2008 platicaremos mucho de esto, pero no creo que marque una importante diferencia.

5. WiMax. La conexión a alta velocidad de forma inalámbrica, conocida como WiMax, sigue sin estar en nuestras manos. Existen varios ingredientes para que no sea posible, uno de los más complejos se refiere a asuntos de regulación gubernamental, sin embargo, otro igual de importante es la disponibilidad de aparatos portátiles con este tipo de radio. Ya Intel, uno de los principales promotores de WiMax, anunció que para mediados de año tendrá las primeras notebooks con esta función.

6. Sistemas operativos. Las variantes de Linux seguirán conquistando las computadoras de algunos cuantos usuarios, no muchos. Apple con sus recientes versiones deleitará a otros, pero no muchos. Para todos los demás, que seguimos usando Windows, continuaremos con el asunto del cambio a Vista. Yo lo he estado usando desde hace ya casi un año y al principio tuve muchos problemas, pero ya han desaparecido casi en su totalidad. El problema es más complicado para las empresas que tienen software propio y que no está listo para Vista. De ahí que todavía le falte un buen tramo para ser un estándar a nivel corporativo. Mientras tanto, si no pertenece a ninguna corporación y compra una máquina nueva, procure que por lo menos tenga Home Premium, la versión que funciona casi para cualquier actividad.

7. Seguridad. El 2008 será un año lleno de problemas de seguridad, me temo. No es pesimismo, es realismo. Conviene tener bien claro que no es suficiente un antivirus, hay que contar con el “paquete completo” en estos temas y, más que nada, hay que seguir aplicando el sentido común y no creerse todo lo que llega por e-mail o todo lo que vemos en cualquier sitio. Que quede claro: nadie regala dinero “por casualidad” y si recibe un correo que parece interesante y le pide que descargue un programa, no lo haga, por favor!

Muchos temas, poco espacio. Lo invito a comentar sobre estos puntos y otros que usted le interese en el sitio www.unocero.com y, por supuesto, que este 2008 esté lleno de salud, trabajo y ¡tecnología! Estaremos la siguiente semana cubriendo el CES, la exposición de tecnología de consumo más importante del mundo. No se pierda los detalles en este espacio.