Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

[singlepic=44,320,240,,left]Hace no muchos años, los seres humanos se seguían conociendo en forma física, es decir, para conversar, platicar, hacer amigos y tal vez iniciar aventuras amorosas, lo normal era que en la escuela, reuniones, conciertos, museos y hasta centros comerciales, el intercambio de miradas, tal vez palabras y gestos, podía terminar con el también intercambio de números telefónicos. Eso establecía ya el compromiso -que no formal- de continuar la relación.Claro, de decenas de teléfonos, tal vez se usaban un par, o tal vez sólo uno de forma insistente hasta que la otra persona entendía que no había nada que hacer. Así, seguro, se formaron millones de familias en este mundo, comenzando con un contacto físico, es decir, presencial y después, a través del teléfono, continuar con la relación.

Hoy, para no variar, ese medio de comunicación que se conoce como “Internet” ha venido a modificar sustancialmente estos usos y costumbres, sobre todo con lo que se llama “red social”. ¿Qué es? Para dejarlo sencillo, es un sitio en donde se registran usuarios, que completan una serie de preguntas sobre sus gustos, preferencias y algunos datos personales. Ya con este “perfil” almacenado en la red, el mismo usuario comienza a añadir a sus conocidos o, aquí entra la tecnología, el sitio le dice “ah, mira, sutanita también comparte la misma afición de ir al cine”, con lo que, posiblemente, se pueda establecer un primer contacto en la red.

Con el paso del tiempo, estos contactos comienzan a crecer como la espuma, básicamente por la cantidad de usuarios registrados en los sitios, que con solo dar un par de clics, agregan amigos y conocidos de los amigos y así hasta el infinito.

El sitio más popular de esta categoría es, sin duda, MySpace, con cerca de 100 millones de usuarios. ¡100 millones! Otro es Facebook, con unos 73 millones y así hay una gran cantidad de redes, desde estas masivas, hasta otras mucho más enfocadas a alguna actividad o nicho, como Migente.com, con unos 3 millones de usuarios y enfocado a comunidades latinas. Un grupo más es el de las redes sociales que solo se puede ingresar a través de invitación de otro miembro, reservadas para la “elite”, un ejemplo es aSmallWorld.com.

Aunque existen miles de sitios para hacer citas y conocer gente con el único fin de tener un romance o aventura, estos sitios no buscan primordialmente eso. Aquí la idea es pertenecer a la comunidad, tener un gran número de contactos o amigos y, con el tiempo y si se da, bueno, igual y sale algo del tipo romántico.

Ahora bien, un detalle que siempre estará a discusión es la privacidad de la información. Por un lado está el hecho de incluir datos personales, por ejemplo, MySpace pregunta (todo es opcional, por supuesto) estado civil, religión, hijos, educación e ¡ingresos! No sé quien, en el pleno uso de sus facultades, escriba sus ingresos en un perfil de este tipo. Por otro lado, está el asunto del tratamiento de la información por parte del portal. Aunque juran y perjuran que nunca harán mal uso de ella, ¿hay que creerles? Es un plato muy apetitoso para muchas compañías el poder anunciar sus productos y servicios conociendo tantos datos de los dueños de los perfiles.

Las redes sociales llegaron para quedarse. Hoy muchos, sobre todo los m’as chavos, pueden conocer un buen de personas, primero a nivel computadora y luego tal vez ya en vivo y en directo. Y por supuesto están las redes orientadas a negocios, donde se van creando contactos de ese tipo que, en teoría, servirán más adelante para alguna transacción comercial u oportunidades profesionales.

Una recomendación: en el caso de que menores de edad quieran hacer su perfil en cualquier red, siempre es recomendable que los padres o un adulto supervise la información personal que se pretenda ingresar. No es que esté mal hacerlo y que pasemos de anónimos durante todo el tiempo, pero sí es importante evaluar que tantos datos es bueno que anden circulando por ahí.

Y para todos los que lamentan que ahora existan páginas “localizadas” de los portales internacionales, hay que agradecerle a las empresas que buscan anunciarse. Si se tenía un perfil en cierta red y de repente ya todo está en español y localizado, se trata de que quieren vender contenidos y presencia a los habitantes de esa región, por ejemplo, México. Así es la vida comercial en Internet -y en cualquier otra parte-.

Desde la Red…
Comentarios