Motorola Moto X: ¿llegó para quedarse?

avatar
Javier Matuk 4/ago/2013, 08:38 pm

moto xLa semana pasada tuve la oportunidad de viajar a Nueva York al lanzamiento del nuevo teléfono de Motorola. Nada del otro mundo, podría pensarse, pero en realidad este lanzamiento es significativo por varias razones.

El mundo de los smartphones se encuentra dividido claramente en cuatro “plataformas”: Apple, Android, BlackBerry y Windows Phone. La primera sigue marcando la pauta en algunas cuestiones, pero sin duda el sentir general es que ha perdido ese liderazgo que la caracterizó los últimos años. Nuevos modelos de iPhone se esperan, pero nada revolucionario. Windows Phone por su parte se encuentra buscando un lugar en el mercado de la mano de Nokia, que fabrica buen hardware, pero apostando casi todo a su socio de Redmond, quién sabe qué le espere en el futuro. Por su parte, BlackBerry puso toda la carne al asador con el lanzamiento de la plataforma 10 a fines del año pasado. Reporta buenas ventas, pero no le ha ido tan bien como quisiera. Eso nos deja por último el caso de Android como fenómeno y plataforma de teléfonos inteligentes.

Lanzado oficialmente por Google en el 2007, en un principio nadie le hacía caso y hoy tiene la mayoría de mercado –por tipo de sistema operativo- y parece que el futuro lo tiene asegurado. Por su parte, el otro líder de diseño y pionero en el mundo de los celulares, Motorola, después de perder el foco y tocar fondo, es rescatada por Google, quién invierte 12,500 millones de dólares “por las patentes” dicen algunos. ¿Qué sucede con esta compra? El asunto es un poco más complicado y hay que explicarlo. Google necesita de los principales fabricantes de celulares para poder seguir dominando el mercado. Ha jugado bien las cartas, “encargando” su teléfono insignia (la línea Nexus) a fabricantes como HTC, Samsung y LG. Así ha quedado bien con todos… es decir, a cada quién le ha tocado su momento de “fama” y de ser el hijo predilecto. Pero, ¿qué pasa cuando compra Motorola? De inmediato se pensó que terminaría esa extraña relación con los demás fabricantes para favorecer a la empresa recién comprada.

Pues parece ser que la realidad es otra. De “dientes para afuera” los ejecutivos de la Motorola actual juran y perjuran que Google no los trata diferente a los demás. Los ha colocado en una posición igual o muy parecida a otros fabricantes, y, de hecho, el modelo recién presentado no es de la familia “Nexus”. Entonces, ¿qué presentó y con qué herramientas peleará contra Samsung, HTC, LG, Sony y los demás?

Se llama Moto X (seguro ya lo sabes) y es un teléfono inteligente con casi las mismas características que todos los demás, pero al parecer, haciendo gala de sus orígenes como desarrolladores de tecnología, le han incorporado algunas características interesantes, como un procesador que todo el tiempo está “escuchando” para reaccionar a los comandos de voz del dueño (todavía pienso que eso de hablarle a los aparatos no llegó para quedarse y es más una herramienta de marketing que una verdadera función). Otra función que ofrece el Moto X es lo que ellos llaman “respirar” y quiere decir que cada “n” segundos, la pantalla se ilumina para mostrar la hora y otro tipo de notificaciones “pero no se enciende toda la pantalla, sólo los pixeles necesarios” me comentaron en el evento. Con estos detalles logran que la batería dure “24 horas”, lo cual habrá que comprobar.

Funciones más, funciones menos, ¿logrará el Moto X ser un éxito de ventas? Sin duda no va a desbancar a Samsung como el número uno a nivel global pero creo que la firma en esta nueva era (bajo el comando de Google) tiene algunas posibilidades por sobresalir de algunos otros. Si bien los asuntos de que “escucha” al usuario y “respira” son buenos, hace falta algo más para llamar la atención y ese “algo más” puede ser el precio. Todavía no conocemos los detalles, pero si el teléfono se ofrece un escalón más abajo que los de “gama alta”, entonces creo que podría estar en la mira de los compradores.

Por lo pronto Motorola le quitó lo “cuadrado” al diseño del Moto X –igual con la influencia de Google- y el producto se ofrece con la versión “sin modificaciones” del operativo Android. El usuario promedio no tiene idea de lo que esto significa, pero creo que en un futuro todos –o la mayoría- de los teléfonos con este operativo terminarán usando la versión de stock, de lo contrario están gastando mucho dinero y esfuerzo en modificaciones que no tienen mucho sentido.

¿Qué pasará? ¿Llegó este primer producto de la nueva Motorola para quedarse? Si no es un éxito comercial, ¿Google los dejará abandonados? Muchas preguntas y pocas respuestas. Mientras tanto, espero que pronto nos envíen uno para poder hacerle las pruebas de rigor.

 

Reacciones 0

Más noticias

También te puede interesar

post¡Cumplimos 7 años! postUber: la ley de la oferta y la demanda post¿Adiós Carlos? postSe le complica a los expertos… postDe sitio para adultos a sitio para negocios… postWindows 10: ¿a quién le importa?

Comentarios