0 reacciones

privacy

Yo no entiendo muy bien a la gente: se queja de la privacidad en Facebook. Copian rollos -a sus muros- que ni entienden, que son una forma de spam, en donde supuestamente se aclara que la red social no puede compartir sus datos y se supone, se amparan en no sé qué leyes y en tratados internacionales que nadie sabe siquiera si existen. Pero con eso se sienten -quiero creer- protegidos.

La realidad es otra: esas cartas que se pegan en los muros de los que les afectan estos asuntos de privacidad, no tienen fuerza legal, empezando porque cuando nos inscribimos a Facebook aceptamos las condiciones de uso, que a todo esto, nadie lee, pero eso sí, se quejan como si leyeran las letras chiquitas del contrato de la red social. Pero más allá de estos asuntos, en donde hay gente que cree que sus fotografías de sus pachangas, comidas o eventos sociales, van a ser usadas para sacar provecho sin que ellos se lleven una parte, la privacidad en la red es un asunto al que en mi opinión, no se le da la debida importancia.

Empecemos por ejemplo, con el hecho de el “email”, el correo electrónico, es privado. ¿Y lo es? Bueno, sí y no. En principio, cualquier administrador de un servidor de correo tiene toda la capacidad de ver los mensajes que se le hayan mandado a quien sea. “Admin” o “Root” (casi siempre son sistemas Linux/Unix) puede ver los archivos en donde se guardan los mensajes que le llegan a los que están en ese servidor de correo en particular. No tiene ninguna limitación… bueno, sí, su educación y las políticas de privacidad le impiden en términos éticos, ver el correo de los que están en esa máquina. Pero en términos legales no hay un impedimento real para que si quieren, lean los mensajes que son estrictamente privados.

Pensemos en Google Mail o cualquier otro servicio gratuito de correo, Hotmail, Yahoo!, etcétera. Los servidores que acumulan los mensajes que no hemos leído pueden ser accedidos por el personal de la empresa que regentea el servidor y si desea, puede ver todos nuestros mensajes. De hecho, se supone que Google Mail puede “leer” de forma automatizada los mensajes (es decir, pueden ser procesados por una computadora), y hallar patrones, palabras claves, que permitan a Google poner anuncios en nuestros mensajes, asociados con estas palabras claves. Así, si yo escribo desde mi cuenta de GMail mensajes en donde uso la palabra “ajedrez”, es probable que Google me mande publicidad de juegos de ajedrez, clubes del juego ciencia por Internet, etcétera. Google ha dicho que hace esto (o hacía, quizás ya cambiaron las reglas), y que no califica como “leer”, pues sus programas analizan posibles palabras claves, pero desde luego, no leen los mensajes ni los entienden.

Así entonces, lo que hay que hacer es poner programas que permitan mandar mensajes encriptados a otros usuarios, apelando a estos a que igualmente, instalen este tipo de programas. De esta manera, no hay manera práctica que ojos ajenos a los que pueden ver un mensaje, puedan leerlo. Es una comunicación estrictamente privada y confidencial entre dos usuarios de los sistemas de correo gratuitos.

Si de verdad les preocupa la privacidad, pues hay que aplicarse. Ahí están los programas y las apps. ¿No los instalas? Pues entonces no me salgas con tus quejas sobre la privacidad porque en muchos casos parece mera pose de unos cuantos, ¿o no?

0 reacciones

Manuel López Michelone. Físico por la UNAM y Maestro en Ciencias por la Universidad de Essex en el tema de Inteligencia Artificial. Columnista por muchos años en publicaciones de la industria del cómputo y ávido programador. @morsa.

También te puede interesar

Comentarios

  • zorritonet

    Y que programas de encriptamiento sugieres para gente comun como nosotros y que no estamos inmersos en la onda geek?

  • http://twitter.com/Crack_MX YoQueSe

    La verdad es que que nada es gratis, ya lo vemos con Facebook y otros tantos servicios, aquí el problema somos nosotros mismos que no conocemos o queremos conocer a ciencia cierta que términos y condiciones estamos aceptando, en resumen estamos cediendo nuestra privacidad por un servicio “gratuito”.

  • Roberto

    No acostumbro opinar en este blog, pero lo que que escribes… me parece u embaucamiento puro.

    ¿Es decir, porque no instalo un programa que codifique mis mensajes es mi culpa que las agencias de gobierno (y no pocas privadas) hagan minería de datos? Es decir cuando ni un mínimo número de usuarios conoce las implicaciones reales del spyware que es más “fácil” de comprender, ahora debemos mover a los usuarios a procesos de mayor complejidad?

    Me parece absurdo tu razonamiento. Entonces, debo codificar, PC, smartphones, tablets, para “protegerme” y eso es un decir, del bigbrohter?

    Una cosa es que sugieras que el usuario sea más cuidadoso con sus comunicaciones, y otra que ni si quiera toques el punto real del problema: El gobierno “debería” garantizar el derecho a la privacidad y la libertad de expresión. Cosa que sabemos no va a ocurrir.

    Tan inútiles son los post que mencionas en facebook y similares, como tus “sugerencias” por codificar nuestras comunicaciones con aplicaciones que de antemano sabemos (muchas) tienen spyware y xploits, eso sin contar la gente que estará en condiciones técnicas de hacerlo.

    • morsa

      Roberto,

      Tú mismo indicas que los gobiernos no pueden garantizar la privacidad. Por ende, hay que tomar acciones. Es como lo que pasa en muchas comunidades del país. Como el gobierno no puede garantizar la seguridad de las poblaciones, la gente ha creado cuerpos policiacos -digamos privados.

      No tiene nada de absurdo sugerir que encriptes tu información si tanto te preocupa tu privacidad. Si no te preocupa, pues sigue igual y ya. Si te causa demasiado conflicto que un tercero pueda leer tu correo, por ejemplo, pues entonces estás obligado a tomar acciones.

      A mí no me hace ninguna gracia tener que ahora buscar formas de encriptar la información, para asegurarme que solamente el destinatario la lea. Pero si como tú dices, recalco: “El gobierno “debería” garantizar el derecho a la privacidad y la libertad de expresión. Cosa que sabemos no va a ocurrir”, entonces tienes que actuar por tu propia cuenta.

      Según tu criterio, si el gobierno pudiese garantizar la privacidad, entonces no habría necesidad de esto, pero en el mundo real los gobiernos difícilmente garantizan nada y fíjate, la gente pone llaves en sus casas, aunque sea propiedad privada. No queremos que se meta nadie que no hemos invitado a nuestras casas, ¿verdad?

      Si te parece inútil lo que escribo, tienes una solución simple: no me leas. Y si estás enojado, yo no te hice nada para que descargues tu mala leche por algo que es obvio: la privacidad de todos está en juego y nadie puede garantizarla. En consecuencia, no embauco a nadie. Es la verdad y he ahí mi sugerencia de lo que hay que hacer

      • Roberto

        a) Ni estoy enojado (quien parece que sí se enojó fuiste tú) ni es mala leche de ningún tipo. Escribir públicamente nos expone al desacuerdo.

        b) No tergiverses, en ninguna parte menciono o doy a enteder que lo que escribes es inútil (Tan simple como revisar la redacción de lo que escribí)

        Lo que sí hago es cuestionar tu posición para “salvaguardar nuestra privacidad” cuando de antemano sabes que el esquema de codificar (no encriptar) la comunicación sobre servicios gratuitos (GMail, Yahoo, Outlook.com…) no te protege de nada, no al menos de quienes realmente nos vigilan. Por ley y por ser dueños del servicio ellos tienen autoridad de evaluar la información que pasa por sus servidores.

        No veo al usuario promedio abriendo redes Tor con Mozilla en modo privado y sin tracking, montado sobre proxy y manipulando tus DNS de salida (sumado a una codificación tipo PGP) además esperando que del otro lado monten el mismo numerito.

        En este aspecto, si bien nuestra privacidad empieza por ser nuestra responsabilidad, creo que se debe hacer más énfasis del papel del usuario general en la defensa y requerimiento a su respctivo gobierno por proteger la privacidad. Que es el camino que se debiera seguir (Ok, paralelo a, efectivamente, buenas prácticas de seguridad)

        No veo porque se deba actuar en una clandestinidad cuando el camino debiera ser el obligar a los estados a implementar los mecanismos para que eso fuera un hecho de facto. Por que de que se puede, se puede. Una aproximación es el caso Alemán.

        En conclusión, creo que la responsabilidad la ubicas en el eslabón más débil. No donde debiera ser.

        Y ok, como no te gusta que disientan, no te perturbo más en tu blog. Lo malo es que la penetración que tiene este sitio va junto a muchas opiniones sesgadas o suavizadas que en muchas notas causan confusión. Pero Ok, ntiendo, esto también es Mass Media

        • polludoemiliano

          LOL van a cabar casados

  • Fernando Martínez González

    No es lo mismo recurrir a un cerrajero para que instale una chapa que proporcione cierta seguridad a nuestra casa que recurrir a programas de encriptamiento para el envío de mensajes en cualquier plataforma informática. En el primer caso prácticamente todos tienen como acceder a una protección para sus hogares, en el segundo no es tan sencillo. Por tanto no me parece válido tu símil.