Nada está a salvo

avatar
Manuel López Michelone 16/may/2013, 09:09 am

boveda

Es claro que candados, cerraduras, combinaciones de cajas fuertes, etcéteras, son algunos de los mecanismos y procedimientos que los seres humanos hemos encontrado para tratar de proteger nuestros valores. Por ejemplo, los fabricantes de cajas fuertes saben perfectamente que ninguna combinación de números podrá ser lo suficientemente compleja para evitar que los amigos de lo ajeno abran una caja fuerte. Cuentan sin embargo, con la idea de que los ladrones no tendrán el tiempo suficiente para abrirla en un tiempo corto, por lo cual -en alguna medida- los valores que se guardan ahí podrían estar protegidos. Las cajas fuertes de los bancos así funcionan. Nadie podría evitar que a bombazos, por ejemplo, se abriera una caja fuerte en una institución bancaria. La dificultad es que eso llamaría la atención demasiado pronto.

Sin embargo, si alguien inventa un mecanismo protector, alguien inventará uno para desprotegerlo. Así, en un curso de sistemas embebidos mediante microcontroladores, en la Universidad de Wisconsin – Madison, un grupo de estudiantes presentó su trabajo final: un sistema para abrir candados de combinación, usando hardware y software específicamente armado para ello.

Los candados de combinación no son muy complejos de abrir realmente, pero la idea del equipo que trabajó en este proyecto fue llegar a la combinación correcta en el menor tiempo posible. La máquina que intenta abrir el candado usa un motor de pasos para mover el dispositivo del candado de combinación (el que tiene los números, pues), mientras que otro dispositivo jala el candado a ver si ya logró abrirlo.  El sistema es lo suficientemente sensible para notar cuando en el sistema hay un click en el mecanismo del candado, lo cual reduce la cantidad de combinaciones posibles a probar. Por supuesto que el enfoque es de alguna manera de fuerza bruta, con un poco de inteligencia, considerando el mecanismo real de esos candados en particular.

El sistema tarda unos 2 minutos en probar todas las combinaciones posibles y lograr abrir el candado. Como escribió en los muros de la bóveda del banco Société Générale de Niza, el famoso ladrón Albert Spaggiari, después de robarse 48 millones de francos el fin de semana del 17 al a19 de julio de 1976: “Sin armas, sin odio, sin violencia”. Ese se convirtió en el mayor robo en la historia de Francia. Spaggiari, junto con cerca de 20 hombres más, cavaron un túnel desde las alcantarillas con el que el lograron filtrarse en el banco y entrar a la bóveda que contenía 4 mil cajas de seguridad con joyas, dinero en efectivo, bonos al portador y unas cuantas curiosas fotografías. Así pues, parece que nada está ya seguro.

Referencias:

WikiHow

Reacciones 0

Más noticias

También te puede interesar

postDetectan y miden moléculas de ADN con microscopio en smartphone postHombre logra controlar 2 prótesis de brazos a la vez con su mente postUna red neuronal profunda que es tan buena como los primates para reconocer objetos postOto: Un otoscopio para tu smartphone postLa impresión 3D permitió a este perro correr por primera vez postNature: Top 10 de los científicos más relevantes del 2014

Comentarios