Reacciones 0

Una semana en Japon
Si me sigues en Twitter te habrás dato cuenta que salí de viaje la semana pasada. Un grupo de periodistas de México, Brasil y Perú fuimos invitados por Panasonic para hacer lo que se conoce como un “tour de prensa” en tres ciudades de Japón: Osaka, Yamagata y Tokio. La idea principal de estos viajes es familiarizarse con la marca, sus productos y, claro, compartamos la experiencia en los diferentes medios en donde trabajamos.

La historia de Japón es por demás interesante y de la segunda guerra mundial para acá, lograron un crecimiento económico impresionante, hasta que en el año 2000 todo cambió con el fin de la burbuja de Internet y luego en el 2008 con las crisis internacionales desatadas en Estados Unidos. Además, un gran terremoto en 1995 y después el más reciente tsunami del 2011 que desató el problema de las centrales nucleares no han ayudado en nada. De cualquier forma continúa como la tercera potencia mundial (después de Estados Unidos y China) y realmente impresionan algunos aspectos de su cultura, tecnología, forma de vida, hacer negocios y más.

Japón se caracteriza por no tener recursos naturales. Sólo el 10% de la tierra sirve para el cultivo. No tienen petróleo ni minerales. Entonces ¿cómo le hacen? Es parte de la gran capacidad de trabajo, organización y disciplina que aplican a sus empresas, como la que visitamos, fundada en 1918 por Konosuke Matsushita. La historia muy breve es que de joven el Sr. Matsushita inventó unos adaptadores para la electricidad (lo que conocemos como “sockets”) y a partir de ahí tuvo la visión de crear más productos “para la vida”, de ahí el slogan actual.

El crecimiento vertiginoso los ha llevado a tener más de 300,000 empleados en todo el mundo y a ofrecer una completa línea de productos y servicios que van desde las clásicas televisiones hasta sistemas de entretenimiento para aviones, pasando por varias líneas diferentes como la de “cuidado personal”, electrodomésticos y mucho más. Es muy diferente la presencia de la marca en su país natal que en el extranjero, ya que en Japón está prácticamente inmersa en todos los hogares (algún producto Panasonic hay en cada casa japonesa).

Pero, y siempre hay un gran pero, esa firma y todas las japonesas dedicadas a la electrónica están enfrentando la competencia despiadada de sus vecinos: Corea y China principalmente. La “tecnología japonesa” ya no impacta como hace unas cuantas décadas. Hoy en un mundo enfrascado en el eterno consumismo, si una pantalla tiene cuatro veces más resolución o una impresora saca hojas 10 veces más rápido, eso ya no es noticia.

De cualquier forma el mundo sigue girando y las empresas inventando. Conocimos, por ejemplo, la fábrica de lentes para cámaras marca Lumix. Toda una instalación llena de procesos automatizados donde no interviene la mano del hombre más que al final para hacer una revisión por muestreo del producto final. Eso sí me dejó impresionado, pues sin duda una cosa es crear productos y otra muy diferente crear las máquinas que fabrican los productos. Creo que entre los japoneses y alemanes se llevan los primeros lugares en esta materia.

También conocimos una planta de reciclado de refrigeradores, aires acondicionados, televisiones y lavadoras. Todo un concepto que involucra la “cultura por el medio ambiente” que la empresa tiene muy presente y pregona a los cuatro vientos. Dentro de las innovaciones más interesantes observé una lavadora de ropa que detecta qué tan sucia está el agua (dentro de la tina de lavado) y a partir de ahí decide cómo ahorrar energía.

En cuanto a sistemas de iluminación, la firma propone el uso de la tecnología LED y que de acuerdo a las actividades en el hogar, debe modificarse el uso de la misma para ahorrar energía. Esto incluye varios modos de iluminación para lograrlo y, aunque están un poco adelantados, en el futuro será posible que accionemos de forma distinta el interruptor de la luz de la habitación.

En su “casa ecológica” por el momento conceptual, Panasonic vierte una buena cantidad de tecnología para crear un entorno que ahorra energía y también es amigable con el medio ambiente. Tanta preocupación por la tierra tiene también por supuesto su importante componente comercial: es necesario renovar millones y millones de equipos, sistemas y dispositivos alrededor del mundo.

Interesante visita y gran reto de Panasonic para el futuro. Aunque la temporada no es económicamente favorable, la empresa ha permanecido como una de las más importantes firmas en tecnología durante décadas y esta no será la excepción. Yo por lo pronto me quedo con muchas experiencias que afortunadamente puedo vivir gracias a mi trabajo. Ah, claro, y con un intenso jetlag.

(Aquí puedes ver los videos que hemos publicado de esta visita y vienen más…)

 

Reacciones 0

Javier Matuk. Director de unocero.com y conductor de TAG, comunica todos los aspectos de la industria desde hace algunos ayeres. Su experiencia es muy amplia, comenzó escribiendo artículos para la revista Personal Computing México y el periódico Excelsior, en 1990. Colabora en diversos medios de radio y televisión. @jmatuk

También te puede interesar

Comentarios

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100000630004650 Jorge Arturo Franco Andrade

    Excelente !  disfrute estos dias en su estancia

  • Emilianoperezz

    Coma y beba mucho sushi pelon 

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100001904543635 Leo Mella

    ¿Qué coño es jetlag? ¿Turbulencia?

    • Luis Javier Navarrete Ramírez

      jetlag, es el desfase de horario cuando viajas grandes distancias, por ejemplo entre japon y mexico es de 14 horas, por lo que si pesa enormemente. Saludos!