¿Qué pasará con la tableta de la India?

avatar
Manuel López Michelone 10/may/2012, 11:29 am

El proyecto Aakash pretendía revolucionar el mundo de las tabletas de bajo costo. La idea, que nació del propio gobierno de la India, claramente buscaba entrar al mercado educativo, promoviendo lo que se ha intentando hacer en este mismo ámbito con otros fabricantes como Intel, con su proyecto de una PC para cada alumno, por ejemplo.

Desafortunadamente, el proyecto de la India parece estar haciendo agua literalmente. La idea original era sacar en el menor tiempo posible este dispositivo que costaría menos de $50 dólares y cuyo uso se promovería en escuelas e instituciones educativas. Sin embargo, en las siguientes semanas, DataWind y Quad Electronics empezaron a tener dificultades que quisieron zanjar con el Instituto de Tecnología de la India. Incluso propusieron a un graduado de dicha institución para ver si podían continuar con el proyecto, pero sin éxito, comentó el CEO de DataWind (con sede en Londres), Suneet Singh Tuli.

Se dice que en las máquinas filtradas por el Ministerio de Desarrollo de Recursos Humanos de la India se halló que se necesitaría una mejor batería (de mayor duración) y un procesador más rápido, entre otras cosas. En noviembre del año pasado, esperando que se reiniciara el proyecto, el ministro llamó a las partes involucradas. Durante la reunión, se llegó al acuerdo de que DataWind haría una actualización de la tableta, con una mejor batería, operaciones más sofisticadas y un procesador de 700 MegaHertz Cortex A8, en lugar del ARM 11 de 366 MegaHertz, como estaba en las especificaciones iniciales. DataWind tenía hasta el 31 de marzo de este año para entregar las tablets y entonces el Instituto de Tecnología Rajasthan enviaría los criterios de prueba a DataWind.

Después de la junta, el gobierno hindi dijo que parecía que todo regresaba al  camino correcto, pero parece que no fue así. El Instituto de Tecnología no entregó los criterios de prueba hasta mediados de enero. Cuando llegaron, los ejecutivos de DataWind estaban asombrados: los criterios incluían que la máquina funcionara con lluvia intensa (cuatro pulgadas de lluvia), pruebas de choque en un vehículo que se sujetara a aceleraciones repentinas, frenados parecidos y vueltas cuando se transportara la unidad. Estas pruebas son comunes en las laptops a nivel militar y cuestan miles de dólares. De hecho, algunos de los criterios parecen haber sido tomados de los que se usaron en la construcción de una notebook de HP en el 2004.

“No se pueden imponer estándares militares en dispositivos de bajísimo costo como éste”, indicó Tuli a los medios. “A menos que se resuelva este problema, no podemos continuar dando más tablets”, agregó. Además, presentó una queja ante el ministerio correspondiente.

Para colmo, en enero pasado, la empresa Quad Electronic, subcontratada por DataWind, sin el conocimiento de esta última, firmó un  acuerdo con el Instituto Rajasthan para fabricar lo que Tuli dice es una tablet rival de bajo costo. Los ejecutivos de DataWind se encontraron en un vuelo diario a Jodphur con un ejecutivo de Quad Electronic que buscaba esconder su rostro con un periódico, dijo Tuli.

Quad Electronic confirmó que había firmado con Rajasthan, pero negó que produciría una tablet para competir. “Hemos firmado un acuerdo para dar apoyo técnico a productos, servicios y creaciones con propiedad intelectual”, dijo Raminder Soin, gerente de Quad Electronic en una entrevista al periódico India Ink. Soin dijo que su compañía no trabaja en dispositivos como la Aakash, sino que está desarrollando televisiones inteligentes y dispositivos de comunicación.

En febrero, un comité encabezado por R. Chandrashekhar, de la secretaría de información, discutió el proyecto y se decidió transferirlo del Instituto de Tecnología Rajasthan al mismo pero en Bombay, con el consentimiento del director de Rajasthan, el Sr. Kalra. Así, ahora Aakash está lidereada por Deepak B. Phatak,  un profesor en el Instituto de Tecnología de Bombay. En una entrevista con este personaje, dijo que el fabricante y el Instituto Rajasthan tenía problemas intratables, por lo que se decidió cambiar de instituto el proyecto para solucionar las dificultades. Sin embargo, no dijo cuáles eran los problemas.

El Instituto en Bombay es optimista sobre el futuro de la Aakash. DataWind ahora está trabajando con otra empresa pero ya la India espera que finalmente DataWind entregue pronto unas 100 mil tablets. La semana pasada, Phatat dijo que el Instituto de Bombay esperaba finalizar los detalles sobre las pruebas de estas 100 mil tablets dentro de los siguientes diez días, sugiriendo el bosquejo de un nuevo contrato, y añadió: “En el Instituto de Tecnología de Bombay queremos empezar desde cero”.

Todo esto sin duda ha costado mucho dinero a DataWind, el cual Tuli ni siquiera ha aceptado estimar para los medios. Como están las cosas, está claro que la Aakash, la prodigiosa tablet de la India, podría aún tardar más en llegar al mundo educativo, si es que finalmente llega.

Fuente: NY Times

Reacciones 0

Más noticias

También te puede interesar

postNature: Top 10 de los científicos más relevantes del 2014 postMujer tetrapléjica controla brazo robótico con la mente postNueva técnica de reprogramación celular como posible cura del vitíligo postAstro Pi: Una Raspberry Pi para la exploración espacial postChip en rascacielos agrega una cuarta dimensión a la electrónica postSuben a la red miles de documentos personales de Einstein

Comentarios