0 reacciones

La consola de juegos Nintendo Wii fue la primera que incorporó un dispositivo que se pone en la muñeca para hacer los juegos más interactivos. Por eso, jugar tennis o boliche implica al jugador moverse, lanzar una bola de boliche inexistente, etcétera, pues con el control mencionado, el sistema puede calcular velocidades, aceleraciones, entre otras cosas. Sin embargo, el Wii puede tener aplicaciones para otras cosas que no sean jugar. Científicos del Colegio de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl, están usándolo para diagnosticar a niños con posiciones de la cabeza anormales debidas a enfermedades en los ojos.

Esto se describe en una investigación reciente que apareció en la revista Ophthalmology & Visual Science, en la que los investigadores crearon un mecanismo digital de bajo costo para la cabeza, que se usa en conjunto con Wiimotes para diagnosticar esta condición llamada médicamente como tortícolis ocular.

“La tortícolis afecta a 1.3% de los niños”, dice el autor Jeong-Min Hwang, y agrega: “Medidas precisas del ángulo de una posición anormal de la cabeza son cruciales para evaluar la progresión de la enfermedad y determinar el tratamiento o los planes quirúrgicos para resolver la tortícolis ocular”.

Hwang y sus colegas han hecho énfasis sobre que en la práctica clínica puede ser difícil obtener datos de los propios niños, cuyas cabezas se mueven constantemente. Así, un sistema digital que mide la postura de la cabeza, usando electrónica y técnicas como la capacidad parta monitorear el movimiento, ofrecido por Wiimotes, podría ser una anternativa ideal.

Los investigadores usaron dos controladores Wii para desarrollar un monitor de movimiento de cabeza óptico infrarrojo (infrared optical head tracker, IOHT) que automáticamente mide y registra el ángulo de la cabeza en tiempo real. Los remotos están conectados a una computadora con una cámara infrarroja y conectividad Bluetooth. El IOHT está siendo evaluado en comparación con otro dispositivo, el CROM, que se usa de manera frecuente en hospitales.

Los resultados han demostrado que midiendo la postura de la cabeza en sujetos adultos normales, las medidas en una sola dimensión, además de las posiciones en 3 dimensiones, usando el IOHT, fueron muy cercanas a las de CROM. Hubo una desviación ligeramente mayor entre el IOHT y CROM que la esperada por los investigadores en el movimiento 3D de la cabeza, lo cual achacan a la naturaleza estructural de CROM, más que a un problema de inexactitud de IOHT.

El grupo de investigadores espera que esta nueva herramienta pueda jugar un importante rol en pacientes con esta enfermedad: “considerando el alto desempeño, la facilidad de uso y el bajo costo, creemos que el iOHT tiene el potencial de ser usado ampliamente en la práctica clínica”.

Fuente: Science Daily

0 reacciones

Manuel López Michelone. Físico por la UNAM y Maestro en Ciencias por la Universidad de Essex en el tema de Inteligencia Artificial. Columnista por muchos años en publicaciones de la industria del cómputo y ávido programador. @morsa.

También te puede interesar

Comentarios