Reacciones 0

Logo Olímpico

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 han sido nombrados por los mismos organizadores como ‘Los primeros juegos sociales’, pues son las redes sociales las que han permitido que se reduzca la brecha entre el atleta y el fanático. Esto ha hecho que las conexiones y la comunicación se establezcan de forma más directa.

En 1996, se dedicó por primera vez un sitio web a la cobertura de los Juegos Olímpicos. Obviamente, después de 16 años, el formato ha cambiado, pues incluso el Comité Olímpico Internacional ha lanzado un centro en línea de redes sociales, en el que puedes buscar y seguir a tus deportistas favoritos.

Han pasado 4 años, y aunque en Beijing 2008 ya contábamos con redes sociales como Facebook, no hay punto de comparación con lo que es actualmente esta red social. Simplemente hay que considerar que en ese entonces, tenía apenas 100 millones de usuarios, casi 9 veces menos de los miembros actuales del imperio de Mark Zuckerberg.

Un ejemplo mucho más marcado es el de Twitter, que contaba con 6 millones de usuarios. Hoy, la red llega a más de 140 millones de usuarios.

Finalmente, queda claro que los Juegos Olímpicos tenían que evolucionar y adaptarse a la sociedad actual. Además, hay que considerar que era una apuesta necesaria, ya que por la diferencia de horarios, la mayor parte de la actividad olímpica se llevará a cabo en horas laborales. Por lo tanto, para que los aficionados puedan estar al pendiente de sus disciplinas favoritas, se necesitaban opciones para estar conectados en cualquier lugar y en cualquier momento.

Infografía Juegos Olímpicos

Fuente: Mashable

Reacciones 0

Andrea Escalante. Estudió Comunicación por su pasión a escribir. Le gusta aprender cosas nuevas y vive pegada a su smartphone. Es fanática de los deportes y, gracias a la tecnología, siempre está al tanto de todo lo que pasa en el mundo deportivo. Puedes seguirla en Twitter: @andy_b1204

También te puede interesar

Comentarios

Forma parte de nuestra comunidad en Facebook.

Danos Like y entérate de mucho más.