Mudanza digital

avatar
Javier Matuk 3/jul/2011, 07:52 pm

Cambiar de computadora puede ser desde muy sencillo hasta un verdadero dolor de cabeza… todo depende del usuario, experiencia y, claro, qué tanta información se tiene almacenada y en dónde. En mi caso, hace unos días llevé a cabo una de estas “mudanzas digitales” y, en resumen, esto es lo que hice.

Primero, como siempre, llevé a cabo la configuración de Windows que, para los que nos dedicamos a esto, resulta aburrida. Una vez borrado todo rastro de software antivirus de terceros del equipo e instalado el Security Essentials, sin costo, del mismo Microsoft, procedí a hacer lo propio.

¿Qué hice? Básicamente copié los siguientes tipos de documentos. Fotos: unas 18,000 que he acumulado a lo largo de los años y que ocupan unos 28GB de espacio en disco (voy mencionando los GB para ir calculando el espacio requerido o en la nube o en unidades de respaldo). Video: aquí tengo una mezcla de videos hogareños que he capturado con el tiempo y muchos otros de trabajo, principalmente grabaciones de entrevistas. En total unos 450 archivos en 22GB de espacio en disco. He reducido en muchas ocasiones el tamaño de estos videos con software como FreeMake Video Converter. Por ejemplo, los iPods de última generación graban -a fuerzas- en HD. No tiene sentido almacenar gigas y gigas con videos que nunca van a ser vistos fuera de la computadora.

Documentos… ufff, aquí hay de todo y para todos. La carpeta dice que tiene 19 mil archivos en unos 20GB. ¿Diecinueve mil documentos? En realidad no sé de qué se trata, pero si tengo cartas y textos desde 1994… no tengo la menor idea de para qué los sigo guardando, pero ahí están, “vivitos y coleando”.

Música. Vaya lío con la música. Hace un par de años decidí borrar todo lo que tenía y comenzar desde cero. De hecho lo relaté aquí en Desde el Teclado. El resultado es que tengo a lo mucho unas 2,000 canciones ocupando 22GB de espacio en disco. Cada vez que cambio de máquina, iTunes se queja amargamente y lo que hago es volver a construir la biblioteca de contenidos… que, claro, siempre estará desactualizada. ¿Será momento de dejar iTunes?

Hasta ahí todo lo copiado y más o menos organizado. Ahora bien, ¿qué software instalé? El antivirus sin costo de Microsoft me ha funcionado bien, sin contratiempos. Después, descargué el cliente de DropBox ya que tengo en la nube algunos documentos y los administro con ese software/servicio.

Un programa que ya me acostumbré a usar y que conocí en Macintosh es el que simula la función “Exposé” de ese operativo y que consiste en exponer todas las ventanas abiertas con solo colocar el ratón en cierta posición. Si no lo has usado y tienes una máquina más o menos reciente (2 años o menos) te lo recomiendo ampliamente: Switcher.

Para crear estos correos de Desde el Teclado, en lugar del famoso y multi-pirateado DreamWeaver de Adobe, uso un clon de software libre llamado Kompozer que, para mis necesidades queda sobrado.

En cuanto a la suite de oficina, descargué y estoy usando LibreOffice en su versión 3.3 con diccionario en español y toda la cosa. Es algo raro intentar acostumbrarse a no usar Office tradicional, ya veremos qué pasa. El gran “problema” es que en ocasiones me contratan para dar conferencias y ahí PowerPoint me sirve bastante. Ya veremos cuando se presente la necesidad, cómo lo resuelvo o si acabo instalando la suite más famosa del mundo.

Para correo hace tiempo que uso Thunderbird que ahora en su versión 5 como que cambiaron mucho el “look and feel” pero nada más. Sigue siendo el cliente de siempre. Para pasar de una máquina a otra y respaldar uso MozBackup, excelente herramienta (que dice que no es compatible con la versión 5 pero que me funcionó sin chistar).

Otro programa que siempre uso es DUMeter. Un pequeño software que todo el tiempo muestra en pantalla la velocidad de los datos que están entrando o saliendo a través de la conexión a Internet. Sé que es algo así como una necedad que puede llegar a obsesión, pero el gusto por saber lo que pasa detrás de la pantalla es mayor y de ahí que siempre, siempre, terminé instalando este programa que, por cierto, ya lo he comprado un par de veces.

Así las cosas, esta nueva mudanza de bits y bytes me tiene ocupado terminando de organizar la información y programas. Sin embargo cada vez me siento más “light” y menos dependiente a ciertos programas o software. Sigo usando Windows y todo el entorno que lo rodea. ¿Me cambio a Apple? No le termino de encontrar el gusto. ¿Me cambio a Linux? No son taaan experto y no sé como hacer algunas cosas en ese ambiente. De cualquier forma, sigo pensando que la PC como tal tiene los días contados y que poco a poco estaremos dependiendo más del celular para llevar a cabo casi todas las actividades básicas. ¿Qué opinas?

 

 

Reacciones 0

Más noticias

También te puede interesar

post¡Cumplimos 7 años! postUber: la ley de la oferta y la demanda post¿Adiós Carlos? postSe le complica a los expertos… postDe sitio para adultos a sitio para negocios… postWindows 10: ¿a quién le importa?

Comentarios